Necesito vacaciones…¿Tu también?

Estoy en ese punto en el que no me recupero ni durmiendo 8 horas, creo que mi cuerpo me está gritando: “Necesito vacaciones”.

Siempre les digo a mis mamás que es necesario tener 30 minutos de desconexión al día como mínimo, y que ese tiempo se vaya incrementando conforme nuestro bebé vaya creciendo.

Hay un sitio en el que siempre consigo desconectar…

No sé si a vosotras también os pasa pero en la peluquería es en el único sitio que leo una revista de cotilleos.

Me pongo al día de las últimas noticias, y es el lugar donde puedes tener las conversaciones más increíbles con una persona a la que posiblemente no vuelvas a ver.

Eso me pasó justo la semana pasada.

Mi compañera de tinte.

necesito vacaciones peluqueria

Así he llamado a una señora encantadora que estuvo a mi lado durante 45 minutos y consiguió que no pasase de la primera hoja de mi revista.

Fue de estas conversaciones que te hacen olvidarte del tiempo y del lugar, eso que te pasa a veces con personas que no conoces pero que serías capaz de hablar durante horas con ellas.

La señora como muchas “abuelas” de este País estaba preocupada por la situación laboral de dos de sus hijos.

Ya que ambos llevaban mucho tiempo en paro y buscando empleo pero no les salía nada de lo suyo.

Sentí un gran afecto por aquella mujer que no había visto en mi vida, pero que hablaba de sus hijos y de sus nietos y lo más llamativo de sus “nueras” con verdadero cariño y admiración.

Como la mujer estaba verdaderamente preocupa le comenté que les dijese a sus hijos que además de echar currículum en Empresas y en ETT (Empresas de trabajo temporal) que ya lo habían hecho, por qué no les animaba a dejar su candidatura en un portal de trabajo.

La mujer me miró como si le hablase de algo que no había visto en su vida.

Le expliqué en qué consistía y cómo funcionaba, la mujer alucinaba por momentos.

La conversación a 3.

Entonces pasó una cosa muy curiosa, estas cosas que sólo pasan en la peluquería.

Llegó la peluquera y como si llevase toda la mañana escuchando la conversación se enfrascó a dar su opinión y fue divertidísimo.

Resulta que me oyó nombrar el portal de trabajo y me contó que ellos habían publicado una oferta en ese mismo portal diciendo que se necesita esteticista para el cuarto que tienen arriba preparado para ello que se les había quedado libre.

La cara de la señora iba cambiando por momentos, como cuando te están contando el final de tu serie favorita vamos…

La peluquera le animó aún más a que sus hijos cumplimentaran su cuenta como candidatos en la web o en la APP.
Que se habían quedado alucinados de la cantidad de candidatos y que era muy sencillo.

A la mujer se le cambió el semblante, ya tenía un aliciente para esa preocupación que le rondaba la cabeza…

Una preocupación que eres capaz de contar a un extraño sabiendo que quizás nunca lo vayas a volver a ver.

Mis 45 minutos de desconexión.

Puedo decir que esta vez no pasé de la primero hoja de la revista Hola pero te aseguro que me olvidé absolutamente de todo y disfruté de una conversación distendida y de lo más enriquecedora.

Yo estaba preocupada porque estoy agotada entre el trabajo y las niñas y que no veo el momento de vacaciones, y de repente te llevan a la dura realidad de otros hogares que lo que precisamente quieren es trabajar más.

La próxima vez que vaya a la peluquería preguntaré por la señora y por si saben algo de si sus hijos han encontrado trabajo.

Ya es como si los conociese un poquito después de esa conversación con su madre.

La generación de padres trabajadores y abuelos coraje.

Está claro que somos la primera generación de padres y madres trabajadores fuera de casa, con lo que ello implica para la conciliación familiar.

Pero también somos la primera generación que tenemos a unos abuelos dispuestos a hacer todo y más.

Hace tiempo ya te hablé de la suerte que tienen nuestros hijos de tener esa relación tan especial con sus abuelos.

necesito vacaciones abuelos

Yo no tuve esa suerte y quizás tú tampoco, pero cuando veo a mi padre jugando en la playa con sus 4 nietos se me cae literalmente la baba.

Le he visto hacer cosas que no pudo hacer con nosotros porque estaba todo el día trabajando.

Ahora baña bebés, cambia pañales y lo que se tercie.

Lo mismo le pasaba a la mujer de la peluquería, hacía todo lo que podía por ayudar a sus hijos con sus nietos y todo le parecía poco.

Me di cuenta de la suerte que tenemos muchos papás de tener unos padres “tan molones”, así dice mi hija que son los abuelos.

Son tan molones que para que yo descanse estas vacaciones se llevarán a mi hija pequeña que es la madrugadora de la casa a caminar para que su madre, ósea yo descanse y duerma.

Su cansancio pasa a segundo plano cuando el objetivo es ayudarte.

Así que mientras escribo este artículo diferente donde me estoy sincerando de lo agotada que me encuentro, ojo estoy agotada pero feliz.

Feliz de tener trabajo, salud y de poder disfrutar de unas vacaciones con mis padres.

Porque aunque no es algo en lo que me guste pensar soy consciente que no van a estar aquí eternamente y lo que nos queda a todos es hacerles ver lo importantes que son en el sustento familiar.

No económico sino estructuralmente hablando.

Si necesitas algo urgente, allí están los abuelos.

Si hay algo que no puede hacer nadie, tus padres lo harán aunque tengan que mover cielo y tierra.

Creo que sin duda junto con mi marido y mis hijas con el regalo más grande que me ha dado la vida.
Espero poder disfrutarlos mucho tiempo.

A finales de semana comienzan mis vacaciones, espero que tú también puedas disfrutar de unos días de descanso en compañía de tus seres queridos.

Feliz semana San ferminera.

Descubre el Método Vélaz

El Método Vélaz, es un método de ayuda integral en el postparto, en el que encontrarás la respuesta a tus preocupaciones y la ayuda especializada que necesitas para disfrutar al 100% de la maternidad.

Deja un comentario

2 + 5 =