Abuelos y nietos…Nuevo podcast

Este fin de semana ha sido muy especial, hemos estado toda la familia junta. Me ha hecho recapacitar sobre la relación que tienen abuelos y nietos y lo afortunados que son.

Ya te he hablado en varias ocasiones que somos la primera generación de padres y madres trabajadores.

Lo hice también en formato podcast después de leer el libro de las Reinas del patio de Sonsoles Echebarren:

Historias cotidianas…Nuevo podcast

Lo que quizás nunca te había hablado es del papel tan importante que tienen los abuelos en nuestro día a día.

Casi todos echamos mano de los abuelos para varias cosas a la semana como poco.

Abuelos y nietos.

Este fin de semana he sido consciente de algo que hasta ahora no había pensado.

No sólo somos muy afortunados de tener una generación de abuelos que nos ayudan, más bien que nos “sacan las castañas del fuego” todas las semanas, para llevar a la niña a natación, para recogerla del colegio o para llevarla a cualquier actividad extra escolar.

En este caso mis hijas y mis sobrinos, igual que el resto de nietos, son muy afortunados de tener una generación de “abuelos molones” que aunque su frase preferida es que ellos están para malcriar no para criar, la realidad es que crían, ayudan y divierten a nuestros hijos.

Y lo mejor de todo, estoy feliz de todo lo que están viviendo mis hijas y mis sobrinos con los abuelos.

Es algo que van a tener para siempre, esa relación tan especial que se ha forjado entre abuelos y nietos.

Hoy quiero compartir contigo mi reflexión, que estoy segura que te vas a sentir más que identificad@…

 

Descargar

 

Hola a todos bienvenidos a un Nuevo podcast de diario de una mamá cualquiera, hoy es miércoles 28 de febrero…

Nada visto y no visto y estamos en marzo, un mes muy especial para mí porque cumplen los años mis dos princesas.

Hoy quiero hablarte de una reflexión, es algo que llevo pensando hace tiempo pero que este fin de semana pasado se ha hecho más palpable.

Muchas veces hemos hablado, digo hemos, porque cuando grabo el podcast me imagino en el fondo que hablo con alguien.

Vamos es como si me contestara alguien, aunque soy yo la que habla todo el rato…

Me refiero a que somos la primera generación de padres y madres trabajadoras, que intentamos en la medida de lo posible conciliar nuestra vida laboral con la familiar.

Yo siempre le estaré muy agradecida a mi madre de que renunciara a su trabajo para cuidarnos.

Yo la verdad que he intentado adaptar mi trabajo para estar el máximo tiempo posible, pero debo reconocer que necesito mi parcela de desarrollo personal.

Pero lo que hoy quiero contarte es que, aunque nuestros hijos son los primeros de madres y padres trabajadores creo que son afortunados en una cosa.

Están disfrutando de los abuelos como nosotros no lo hicimos, o por lo menos yo.

No sé en tu caso quizás pudiste disfrutar mucho de tus abuelos, pero yo no.

No estaban tan involucrados como están ahora en el cuidado y en el pasar tiempo de calidad con sus nietos.

Eso es lo que me he dado cuenta este fin de semana que hemos estado todos juntos.

Como ya te he contado alguna vez, en invierno procuramos irnos un fin de semana a la montaña todos juntos.

Cuando digo todos juntos, me refiero a mis padres, mi hermano y mi cuñada y mis sobrinos y nosotros.

Me he dado cuenta de lo que disfrutan los abuelos, pero también de lo que disfrutan los nietos.

De los momentos tan bonitos que van a tener en el recuerdo cuando ellos falten.

Yo tengo recuerdo y mucho cariño a mis abuelos, pero no tuve momentos tan especiales como los que están viviendo mis hijas y mis sobrinos con mis padres.

Esquían con su abuelo, juegan en el mar a coger olas…

De hecho, si está mi padre yo puedo estar tranquila leyendo una revista en la playa.

Son los únicos días que puedo hacerlo, si está él disfruta jugando con ellos.

Mi madre igual, pero en el agua no la pillarán no.

Así que hoy es un podcast más sentimental de lo habitual, y todo viene porque después de estar esquiando 3 generaciones juntas me he sentido muy afortunada, por mí y por ellos.

Por mis padres también, porque están disfrutando de sus nietos como en muchos momentos no pudieron hacer con nosotros, sobre todo mi padre que ha trabajado toda la vida muchísimo para que no nos falte absolutamente de nada.

Así que cuando le veo bañar a mis hijas, cambiarles el pañal, sacarlas de paseo, dormirlas…

Cosas que se perdió con nosotros, porque fue mi madre la que renunció a estar en casa para que el montara su negocio, para que trabajara de sol a sol para poder cubrir esa vena emprendedora que nos ha transmitido en los genes.

Porque eso se lleva en la sangre lo tengo más que claro.

Luego llega el momento en el que decides si llevarlo a cabo o no, pero si eres emprendedor genético que digo yo, lo sabes desde muy pequeño.

Así somos esta generación de padres trabajadores que intentamos llegar a todo y a veces no llegamos.

Que no queremos renunciar a la crianza de nuestros hijos, pero que a veces resulta más que complicado llegar a todo, y que en muchos casos todo esto sería imposible sin la inestimable ayuda de los abuelos.

Así que el podcast de hoy va dedicado a esos abuelos implicados en criar o malcriar a sus nietos, pero sobre todo porque lo hacen para ayudarnos a nosotros.

Que en muchos casos no tienes la posibilidad económica de contratar a alguien que te eche una mano para recoger a los niños del cole los días que no te da tiempo a llegar, o llevarlos al autobús o a natación o a lo que sea.

Y a los abuelos les da igual recorrerse media Pamplona para recogerlos de un lado y llevarlos a la otra punta para verlos 15 minutos.

Así que desde aquí gracias papás, porque no tiene precio la cara de felicidad que tenía mi hija el lunes cuando fue consciente que se quedaba unos días con los abuelos en la montaña.

Creo que no hay mejor premio para ella que eso, y en contrapartida también para los abuelos, porque eso significa que están haciendo las cosas muy bien para que sus cuatro nietos los adoren.

Enhorabuena y muchas gracias a esta generación de abuelos incansables, que seguramente que están agotados, pero cuando a ayudar con sus nietos se refiere, ni les duele la cadera, ni la rodilla ni nada.

Y para nosotros la generación de padres y madres trabajadores es el mayor de los regalos. ¿Con quién van a estar mejor nuestros hijos que con los abuelos?

Feliz semana y gracias a todos por seguir semana a semana.

Nos vemos en http://nadiecomomama.com y en redes sociales.

Un abrazo

 

Descubre el Método Vélaz

El Método Vélaz, es un método de ayuda integral en el postparto, en el que encontrarás la respuesta a tus preocupaciones y la ayuda especializada que necesitas para disfrutar al 100% de la maternidad.

Deja un comentario

16 − uno =